En ocasiones, ratas y ratones pueden evitar ingerir los cebos rodenticidas, un comportamiento también llamado "resistencia de comportamiento" o "neofobia" a los cebos, y dificultar asi la actividad del técnico de control de plagas. En el caso de las ratas se trata de un comportamiento innato, mientras que los ratones lo adquieren por aprendizaje. Sea como sea, ¿qué se puede hacer para superar esta situación?. 

Cómo superar la desconfianza ante el cebo en Rattus norvegicus

Los cebos en gel para cucarachas han transformado los hábitos de trabajo de los profesionales del control de plagas en todo el mundo. Su excelente rendimiento, facilidad de uso y aplicación no disruptiva los convierten en la opción preferida en el tratamiento de áreas definidas. Sin embargo, algunas poblaciones de estos insectos han desarrollado aversión a los cebos y tienen la capacidad de transmitirla a su descendencia. Asi lo explica el Dr. Volker Gutsmann, de Bayer CropScience AG en Monheim (Alemania).

 Evitar la aversión en las cucarachas: prevenir en lugar de curar

El uso de cebos en gel se ha convertido en el principal método para controlar las cucarachas en entornos urbanos, por su precisión y mayor seguridad. Sin embargo, sacar el máximo partido a esta herramienta es casi un arte, que conjuga un conocimiento profundo de la biologia y el comportamiento de estos insectos con la correcta elección y aplicación de cebos de alta atracción y apetencia. Asi lo explicó el entomólogo Steve Broadbent en PestEx 2019.

Con la reclasificación de los rodenticidas anticoagulantes como tóxicos para la reproducción en concentraciones iguales o mayores de 30ppm, una creciente variedad de productos de menor concentración están incorporándose al mercado. A pesar de las controversias que genera este tema en el ámbito profesional, las compañias que los producen han encontrado espacios y argumentos para lanzar nuevas formulaciones que no requieran el pictograma GHS08 en su etiqueta.